G. Reyes, Poemas de

George Reyes: Silabario para escribir tres nombres

¡Oh Compasivo Señor, … cumpliste
la ley, aceptando voluntariamente
la circuncisión de la carne,
para anular las sombras y quitar el velo
de nuestras pasiones. ¡Gloria a tu Divinidad!
¡Gloria a tu misericordia! ¡Gloria a tu
condescendencia, oh Verbo!

Anónimo

Primer nombre

Tú y yo, y los adjetivos

Tú, oh Dios, Señor eterno, misterio uno en tres;
yo, galope de ola de un océano de paisaje hermoso
que a solas en vaivén se enjuaga
en la playaque se aferra al tiempo donde acampó tu Hijo.
Sabes tú, piedad hablante,
mi torrente rumoroso
zarpó con horas submarinas,
revuelto de corales y de arenas en su carne,
márgenes,
asombro,
sueños que no saben despertar;
saboreó la tierra y se agravó de humano,
mas no durmió en la muerte;
así entonces
sus
pen
di
do en redes,
lo perenne de tener ansía en hímnica cadencia:
las tres perlas que aspergea en su voz
al polvo nómada del tiempo.

Foto de José Amador Martín

Segundo nombre

Verbo

¡Verbo de vida engendrado del Padre
se conjuga en el lenguaje del verso
y se lee en sus tres cadencias de ruiseñor!
¡Del principio esencia cuando Él ya era
y brizna de luz que caía a este hemisferio en gran estiaje!

En el idioma del silabario
se escribe Verbo con la tilde de compasión
Y de su boca a mis manos salta agigantadas por siete días;
soy sauce en la acuarela
al pie de un río mi ramaje inclino en el trisagio
y me pongo esbelto a silabar la incesante plegaria del corazón
al mediodía que frasea el ruido,
a la tarde que parte el sol,
a la noche que deambula el sueño,
a la mañana que aun respiro.

Foto de José Amador Martín

Tercer nombre

Vivificante

Aleteaba en lo que ayer el creador hacía;
tiene igual esencia
del padre y del hijo;
procedió del padre,
reposó en el hijo
y cual lengua ardiente sobre doce en la tertulia;
siembra don y vida en los surcos de los huesos.

Eres bueno; el verbo hablante
que saltó al tiempo en elim paraíso
lo escribes en la tabla de mi pecho
y allí completas día a día su nombre en cada línea;
eres hontanar que mana el paraíso entres cántaros
y le riegas claridades a mi sien yaciendo en sueño;
la tornas fértil en la noche suelta
y al brincar a mi silueta en sombras
la estrella que orea a la mañana.

II

Salmos menores

1

Re-confesión

Hueso soy de lodo hoy ya seco que amasara Dios,
encarnado del destino de Adán
que alteró la geometría del alma.

Señor, en mí has agregado lo lejano

vida que es eterna, porque en el tránsito moría,
claridad de amanecida tuya,
porque aun soy sombra hasta en los dedos,
y algo tan hermoso como un ser alguna vez en afonía:
paz en el fondo de la noche,
aquella sin el arpa de jilgueros
ni un clavel de mi recuerdo en el buró,
cuya página da vuelta con ruido de reverso,
cuando el tinte santo de colora en mi acuarela.

Foto de José Amador Martín

2

Kyrie eleison

Piedad, Señor,
soy estallido de voz
que rompe tu tierra y tímpano
cuando me empapa el vaho de boca
de estambres de dalias sin polen,
de un claro que barre la tolvanera,
de hambrientos rumores que nunca mueren;
soy estallido de voz
cuando me suelto en porfía
a ti, trío de nombre,
santo,
luz,
reposo, gacela en vuelo.

Piedad, Señor,
soy estallido de voz
que suelto respiro de infante que duerme,
quietud de ejido y de brazos.

Y quedo en la tarde que no tiene voz,
mas una, a lo lejos, de la cascada
que ahoga lo que fue estallido en su espuma lechosa.

Piedad, Señor.

3

El agua que cayó a mi boca

“Dichosos aquellos que escuchan la palabra de Dios y la guardan”.

Porque la sed me aturde,
agua cayó a mi boca, bajando a mi estatura;
es el verbo que respiró el Espíritu,
pan por el Padre amasado
al golpe del grito de mi hambruna de niño.

Verbo en presente,
astilla el verbo en pasado que sabe de mí,
traspasa junturas y médulas de toda mi carne.

Su jota y tilde vencen al tiempo.
Piedad de nosotros en lo que somos breves:
el cuerpo embarrado de tierra que se cae de sueño
y el nombre callado que gritó en el verso.

Foto de José Amador Martín

4

En otro encino de Mamré te espere

¿Cómo contemplar lo que es misterio?
¿Cómo expresar lo inmensurable?
¡Con quien lo ha plasmado en la carne y hueso!

Deja por eso que mis sombras a la hora tórrida del día
debajo de otro encino de Mamré te esperen;
pero no pasen de largo,
que a la hora del reloj que no ha dormido allí estarán;
yo me inclinaré al suelo no de sueño,
sino porque la luz cae de ti
y se rompe vuestro pecho portan grande corazón.

Salta a mi epidermis el oro de tu luz
y el plácido rasgueo de tu lengua
saliendo de tus labios de piedad.

Aquí, bajo este encinar,
nada se ha quedado como láminas de sueño ido:

oscurece sin crepúsculos, sin aurora arriba el día,
se desgrana un salmo de mi boca al cuenco de tus tímpanos
y el llanto que se ríe en tu golfo se desagua y con azul lo lavas.

Foto de José Amador Martín

5

Señor, ahora déjame ir contigo

Junto a ti, en el encino estoy;
en tanto duermo, mi corazón vela,
la humedad del tiempo por mi carne corre,
mi cabeza está de rocío empapada,
con algas que se acorazan en los troncos de mis cabellos,
con nubes que sangra el solen mi atardecer.

Trastornado estás de la saliva que agitan bocas,
—me dijo, en queda voz, uno de ellos;
¡déjenme hablarles de tanta hartura
de los oídos en los que se enroscala medianoche!

Yo no río que mi día viene;
sé que tú lo puedes todo, como que en la noche densa
se golpee un nuevo viento contra las piedras de miles de años.

Déjame ir contigo a un pueblo en colmo,
sin el betún ya en los ojos, con la piedad que yo te imploro.

George Reyes es poeta, ensayista, editor y teólogo ecuatoriano-mexicano. Es licenciado y tiene dos maestrías en Teología, además de ser candidato PhD en Teología. Ha publicado dos libros sobre hermenéutica bíblica y es coautor de dos libros de Teología. Sus ensayos teológicos han sido publicados en revistas especializadas y en sitios virtuales tales como Ensayistas Hispanoamericanos. Sus dos poemarios son El azul de la tarde (Santiago de chile, Chile: Apostrophes Ediciones, 2015) y Ese otro exilio, esa otra patria (Santiago de Chile, Chile: Hebel Ediciones, 2016). Forma parte de la Antología de Poesía Mundial Poetas del siglo XXI y es miembro del Consejo Asesor Iberoamericano de la Red Tiberíades.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*