Frank Estévez, Poemas de

Poemas de Frank Estévez Guerra (1963-2014)

Anticipamos algunos poemas de la antología poética del canario Frank Estévez, la cual publicaremos en Tiberíades Ediciones como segunda obra de su Colección “En Memoria”.

NO FALLASTE, SEÑOR, TÚ NO FALLASTE

No fallaste, Señor, tú no fallaste,
nuestro libre albedrío nos traiciona
y turba nuestra mente y la emociona
y confunde ese plan que planeaste.

No faltaste, Señor, tú no faltaste,
viniste a cada cita y en persona,
entregaste tu vida y tu corona
y de tanto entregarme te entregaste.

No juzgaste, Señor, no fui acusado,
regalaste tu vida por salvarme
y en la cruz que sufriste perdonaste.

Hoy me siento, Señor, tan perdonado
que apenas reconozco que al mirarme
sea yo la persona que salvaste. 
Frank Estévez leyendo en Salamanca
SEÑOR, SI ABRES LA PUERTA QUE
YO CIERRO…

Señor, si abres la puerta que yo cierro
será porque es mejor dejarla abierta,
porque tienes un plan sin que lo advierta
la propia sinrazón a que me aferro.

Señor, perdón, no sé por qué me aterro
si es que libras de mí tanta reyerta
y mi alma librarás en la hora cierta
porque anhelo alcanzarte con mi entierro.

Señor, mi Dios, me das pero me quitas
porque amas mi persona en tus amores;
no quiero estar sin ti, no lo permitas.

Señor Jesús, conoces mis errores,
sabes de mis pecados y me invitas
a caminar contigo en tus dolores. 
Estévez, Alencart y Tarquis, en Toral de los Guzmanes
¡OH SEÑOR, CUÁNTO AFÁN TURBÓ MI VIDA!
(1 Jn 2: 16-17, 4: 20 y 2: 9)

¡Oh Señor, cuánto afán turbó mi vida!,
¡cuántas horas perdí por no perderlas!,
¡cuánta fama gané junto a otras perlas!,
¡cuánto error cometí con tanta herida!

¡Oh Señor, cuánto hedor tras mi partida!,
¡cuántas faltas busqué tras cometerlas
y cuántas me buscaron por hacerlas!
Ya me cuesta esperar por tu Venida.

Puedo estar en la cruz, sentir tu aliento
palpitando al compás de los dolores
y siento que tu amor es lo que siento;

conozco tu Palabra y sus actores;
puedo, además, decir que ya no miento
cuando miento a la luz de tus amores.
Estévez, Alencart, Samprón, Salvado y Corral, en Salamanca
SI EL MAESTRO DIJERA...

... Hacen falta las manos del que quiera
añadir a esta Iglesia nuevos bríos,
por sentir el correr de nuevos ríos
al interior del alma que lo espera.

Hacen falta el esfuerzo y la madera
y guardar en tu ser los dichos míos
por desterrar del Cuerpo los hastíos
que invitan al Espíritu a que muera.

Hoy quisiera decirte como hermano
que no pido el esfuerzo para que huyas
ni apenas compromiso cotidiano

y sepas en los dedos con que arrullas
y en la mente en que sabes ser cristiano:
que no tengo otras manos que las tuyas.
Frank Estévez leyendo en Toral de los Guzmanes
PORQUE EN ÉL SE DISIPAN LOS TEMORES
(Juan 14: 6)

Porque en Él se disipan los temores
tengo al fin claridad en el destino
cuando admito viajar en el Camino
donde anduvo el Señor de los señores.

Porque a ti se dirige mi existencia
quiero al fin existir con tu permiso
y no quiero anhelar un paraíso
no ceñido a tu Ser o a tu conciencia.

Sólo quiero en Verdad vivir la Vida,
no esa muerte vital que he padecido
por tanta inexistencia consumida.

Sólo quiero el Camino haber seguido
que me dé la Verdad por despedida.
Y este adiós con la Vida es lo que pido.

Fran Estévez Guerra (Gáldar, Gran Canaria,1963–Madrid, 2014). Además de poeta y pastor, Frank Estévez fue un destacado ensayista que se licenció en Filología Hispánica y realizó estudios de Teología y Antropología. En vida publicó once libros de poesía y cinco de ensayo literario. Entre sus poemarios destacan Como del mar, las olas (1986), Alas para no volar (1997), Convidado a vivir (1998), Del barco del recuerdo (1998), Pretéritas sombras (1998), Vino nuevo en odres tiernos (1999), Ayer que fuimos (1999), En el espejo de la memoria (2000), Décimas teocéntricas (2000), Peregrino hacia el Jordán (2001) y la antología Atravesando el Jordán (2009). Participó en los Encuentro ‘Los poetas y Dios’, de Toral de los Guzmanes (León) y en el Encuentro de Poetas Iberoamericanos de Salamanca.

Fotografías de Jacqueline Alencar




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*