Poemas de

‘Muchas gracias / Mulțumesc mult’. Homenaje rumano a Jacqueline Alencar

 

Tiberíades tiene la satisfacción de publicar tres poemas dedicados especialmente a la memoria de Jacqueline Alencar por dos destacados poetas rumanos. Los publicamos en español y rumano, sabedores de lo mucho que Jacqueline apreciada al país del notable poeta Eminescu. Ella estuvo en varias ciudades rumanas el año de 2017, especialmente en Craiova, asistiendo al el Festival Internacional de Poesía Mihai Eminescu, coordinado por el poeta Ion Deaconescu.

Dos poemas de Carmen Peregrina
(seudónimo poético de Carmen Bulzan)

Jacquleine bailando una danza rumana, con Carmen Bulzan y el poeta español José Ramón Ripoll


JACQUELINE, FLOR RARA

Jacqueline, flor rara,
¡gracias por tu sonrisa, pues fue la llave
que abrió los corazones a quienes creen,
tienen esperanza y aman!

Jacqueline, flor rara,
tus raíces se incrustaron firmemente
en el suelo de la fe,
tu tallo floreció en el amor,
tu follaje se balanceaba en el aire
de la esperanza.

Jacqueline, flor rara en las alturas
del sueño hecho realidad
en la grandeza de la fe,
en el sentido de la esperanza,
y en lo infinito del amor.

Jacqueline, flor rara,
¡espéranos, que nosotros también vamos
para reunirnos en el Jardín del Paraíso
que tú ya has encontrado!

Julio 2021, Bucarest


 

A. P. Alencart y Jacqueline Alencar en CRaiova (foto de Carmen Bulzan)

 

ALFREDO Y JACQUELINE

“Nunca se aprende a ver morir lo que se ama…”,
diría el poeta Alfredo, cuando comprobó
que su musa subía a las estrellas…

Estrella desprendida del cielo de su hogar,
Jacqueline inspira y lo seguirá haciendo
desde la bóveda celeste,
más brillante todavía en la noche
de la creación del Verbo.

Y otra vez el poeta, diciendo algo así:
“Para el astro ahora luciente tan largo es el camino…”,
Más él la alcanza, con la mano del pensamiento,
y se enciende de su luz
y procrea nuevos versos anhelantes,
anotando emociones, pensamientos, recuerdos
o sueños atrapados en las palabras
arrancadas de la Palabra,
la misma donde se instalarán ambos:
primero la musa, luego el poeta…

Alfredo y Jacqueline:
¡dos estrellas en el cielo,
gracias a la poesía de su Amor!

Julio 2021, Bucarest

Jacqueline Alencar, A. P. Alencart y Carmen Bulzan, con unas caricaturas suyas hechas en Craiova

 

Carmen Peregrina (seudónimo de Carmen Bulzan), nació en Drobeta-Turnu, Severin, Rumanía, el año 1953), es una académica ampliamente conocida  como traductora de Miguel de Unamuno al rumano, lengua a la que trasvasado ocho títulos del rector vitalicio de la Universidad de Salamanca, donde destacan la primera Antología poética de Miguel de Unamuno, edición bilingüe español-rumano (2012), así como Apuntes para un tratado de cocotología (2011), ‘150 poemas traducidos al rumano con motivo de los 150 años del nacimiento de Unamuno’ (2014) o  Recuerdos de niñez y mocedad (Amintiri din copilărie și din tinerețe, 2016). También publicó el libro Unamuno y Rumanía (2014), como ensayo y biografía de Miguel de Unamuno. Ella es catedrática de Sociología, poeta, traductora y miembro de la Unión de Escritores de Rumania. Autora de libros de poesía, diarios de viajes o ensayos donde queda evidente su religación con España: El diario español (2001), Don Quijote decodificado (2005), Peregrinando (2008), Caminando (2010) e Instantes españoles (2014). De Ramón de Basterra vertió al rumano La obra de Trajano (Opera lui Traian), el primer libro escrito en español sobre Rumanía. Carmen Bulzan es presidenta de la Asociación Cultural Iuventus Traiani y miembro fundador de la Sociedad de Escritores del Danubio. Entre los galardones y reconocimientos recibidos están el “Diploma de honor” de la Asociacion Vorba Noastr (Viena, Austria, 2003), el Premio a la Excelencia (Drobeta- Turnu-Severin, 2011) o el Premio Eminescu de Traducción (Craiova, 2011 y 2017).

Alfredo Pérez Alencart y Jacqueline Alencar, en Craiova
Jacqueline Alencar en Târgu-Jiu, con un retrato de Brâncusi (foto de A. P. Alencart)

Un poema de Mihai Firică


LA SONRISA DE LA SOMBRA

Para quien fue y será Jacqueline

El sol nunca se pone
ni el corazón deja de ofrecer vida,
siempre que el amor lo haga brillar,
siempre que el amor viva.
Tampoco desaparecen las montañas
ni los mares,
ni el fuego en el fondo de la tierra.
El sol nunca se pone.
Y la sonrisa de los niños tampoco desaparece,
siempre que el amor de la madre y del padre
ilumine los días más oscuros.
Y si el sol nunca se pone,
¿cómo podría dejar de sonreír la sombra
de la hermosa J.?,
pues ella siempre estará unida
con su amante.

Traducción de Carmen Bulzan



El poeta rumano Mihai Firică (Foto de Jacqueline Alencar)

Mihai Firică (Craiova, 1970). Tiene publicados seis libros y su poesía ha sido parcialmente traducida al inglés, húngaro, francés, japonés y búlgaro. Entre otros reconocimientos está el Premio Marin Sorescu, de la Unión de Escritores de Rumanía. Firică participó en el V Festival Mundial de Poesía Mihai Eminescu, celebrado en Craiova el pasado mes de septiembre.

Mihai Firică, Carmen Bulzan y Alfredo Pérez Alencart, en la Biblioteca Pública de Craiova (Foto de Jacqueline Alencar)
Jacqueline Alencar con una escultura en una calle de Craiova (foto de A. P. Alencart)

 

 Foto de cabecera: Carmen Bulzan, A. P. Alencar y Jacqueline Alencar, celebrando en Bucarest tras la presentación de la antología amorosa de Alfredo, traducida por Bulzan (foto de Dragos Ionita)

 

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*