Poemas de

Mariana Bernárdez: “Me levanto al rezo del alba” y otros poemas. I Encuentro de Poetas Iberoamericanos (Sede México)

Tiberíades tiene la satisfacción de difundir tres poemas de la destacada poeta mexicana Mariana Bernárdez, invitada al I Encuentro de Poetas Iberoamericanos que dirige la poeta hispano-mexicana Carmen Nozal, el cual se celebrará en la ciudad de México. Los mismos forman parte de “Blanco y Negro”, incluidos en Escríbeme en los ojos. México: Ed. Del Lirio, 2013. Los mismos se publicarán en la antología de dicho Encuentro, patrocinado por la empresa Konesh y cuya matriz está en los Encuentros de Poetas Iberoamericanos de Salamanca.

Me levanto al rezo del alba
el vaho de la bruma roza el ventanal
No hay luz ni sombra
son los minutos preciados de la quietud
donde la conciencia aún adormilada
no enseñorea el sigilo de su dominio
tu pierna en remolino sobre mi espalda
y el padecer que recorre el tránsito
son círculo y cerco que ceden su límite
cuando la cifra del latido
es un río que quema con sus aguas
la duda que derruye el consuelo
Más allá de ti y de mí
el silbo insondable revela el contorno
de nuestra figura.

Con la diestra
sostengo la imagen
en blanco y negro
Al fondo hay una rueca en espiral luminosa
que franquea una ventana apenas adivinada
a lo lejos lo remoto es un acertijo
que no habrá de ser acertado
es pleno verano y el calor confunde los sentidos
Con la zurda
sopeso las dos chinillas recogidas
entre los riscos que acogen el mar
y son avistados desde el monte
de Santa Lucía en Viana
Bien-digo el día
que desanuda el estero de luz
cuando recuerdas el camino
que seduce la palabra en ráfaga de relámpago
cuerpo luminoso en caudal del roce
Herirnos
decirse no decirse
escuchar tu voz
en el claro que perfila
el lienzo naciente del tálamo
desde siempre
la sábana blanquísima
blanco
¿dónde?
don de blanco
El caos se formó en el amándose de los cuerpos.

Zozobra el eco
cuando el frío se adentra
en polvo del desierto
Movimiento primario
de quien extrema el pálpito
en la ventura inicial del temblor
Anudarse es un ritual que corona
en Ciervo vulnerado

—una flor al margen del vacío
cuya finura retiene lo efímero
como el levante de tu boca al pronunciarme
donde Dios escribe el infinito de su Nombre

el amor comienza en el cuerpo[1]

Ha cesado la lluvia
presiento la orilla del viento
que trae consigo el olor de África
y un mar que sólo existe en tu latido
cuando tus labios vencen el tiempo
y el olvido desgrana su equívoco
y de mi vientre
se desatan los días sin nombre.

Mariana Bernárdez, (ciudad de México) poeta y ensayista, tiene el grado de maestría y doctorado en Letras Modernas y de maestría en Filosofía. Sus diferentes oficios le han acercado a autores definitivos en la literatura mexicana como Dolores Castro, Ramón Xirau, Raúl Renán, Angelina Muñiz Huberman, entre otros. Su trayectoria enlaza la creación poética con el ámbito académico y el editorial. Imparte seminarios y talleres en diversas instituciones sobre el tema de “poesía y conocimiento”.  Ha sido traducida al inglés, italiano, portugués, catalán, francés, rumano y griego; cuenta con más de una treintena de libros publicados entre poesía y ensayo. Sus libros más recientes son Angostura: en defensa del leer, 2021; Memorial del fulgor, 2022; y Ramón Xirau: a la orilla de sus palabras, 2022.

[1] Octavio Paz “Cantata”, en Carta de creencia, publicado por Papeles Privados, 1987.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*