Reseñas

Reseña de “Nulla al caso”, por Rita Bompadre

“Nulla al caso” de Barbara Da Ruos y Cristina Gregori, (Hever Edizioni, 2023 pp. 208 18,00 €), con ilustraciones de Michela Mirici Cappa, cuenta una historia en sintonía con la fatalidad mágica y magnética de las elecciones humanas. Los autores apoyan el poder evocador del destino, difunden el flujo narrativo enérgico y existencial y consolidan el ritmo significativo de la historia en la dirección natural de las aspiraciones y en la plenitud de las experiencias.

El protagonista de la novela, el cardiólogo Ruggiero, abandona la ciudad de Florencia por un nuevo proyecto laboral en el extranjero y decide dejar atrás el pasado. En realidad, la determinación de su cambio provoca una maraña inesperada de conexiones y relaciones, persigue el vínculo afectivo con su amada Francesca, todavía busca sus huellas.

La inevitable secuencia de acontecimientos inimaginables e inesperados trastorna la vida de Ruggiero y su hermano Ugo, envuelta en el imponderable devenir de una historia apasionante, impulsa coincidencias significativas, incluye la empatía de las circunstancias, la conexión emocional con los demás personajes de la novela involucrados. en los sentimientos no reconocidos y las confidencias desarmadoras de cada investigación.

El inescrutable y sorprendente curso de los acontecimientos humanos desvía el camino en un desarrollo apremiante y vertiginoso, lleno de giros insospechados, en una perspectiva que cambia la dinámica y explora el mensaje de identidad combinado con la concordancia de sensaciones, en el camino que tenemos por delante.

“Nulla al caso” describe, con una cautivadora inclinación literaria, la precisa y profunda configuración del tiempo, ilustra la alteración de la contingencia, la increíble intención de las correspondencias, traza la línea paralela de toda excitante experiencia interna en torno al atractivo encantamiento de los sentimientos también a través de los dibujos oportunos, emblemáticos y encantadores presentes en el libro, que expresan gratamente el signo gráfico del momento representado.

Barbara Da Ruos y Cristina Gregori ofrecen a los lectores una interesante interpretación de la visión del mundo, dan la coherencia interna de una enseñanza convincente en la que nada sucede sin una razón, exponen el perfil iluminador e intenso de cada posibilidad, investigan más allá de lo arquetipos sensibles y los matices del alma humana, descubren el retrato de una humanidad que camina hacia el conocimiento de sí misma y de su propia conciencia emocional, en las intrigantes adopciones de un camino a seguir, en la maravillosa y curiosa memoria temporal, en la combinación cómplice de su extensión.

Los autores demuestran hábilmente su eficacia narrativa a través de un tejido sincrónico de una trama que confirma el valor poético de las influencias en su esencia, asegura una sólida predisposición para explicar contenidos complementarios, celebrar la energía mágica del pensamiento, perseguir el hilo invisible y la armonía. de los lugares y los protagonistas.

El aspecto singular y seductor de la historia capta la íntima conexión entre el hombre y el valor altamente simbólico del instinto, representa, más allá de la trama teatral y ficticia, el equilibrio imperceptible de cada transformación, una oportunidad de crecimiento interior, subraya el coraje, libera el perspectiva de cada encuentro, en la plenitud de cada cercanía que se encuentra en el recurso excitante e infinito del corazón.

Rita Bompadre – Centro de Lectura “Arturo Piatti” https://www.facebook.com/centroletturaarturopiatti/

Barbara Da Ruos, de 54 años, ha vivido siempre en Samone, en la provincia de Turín. Después de terminar el bachillerato, trabajó durante varios años como agente de seguros en la agencia de su familia. Tras la muerte de su padre, ocupó durante 15 años puestos directivos en una empresa comercial en el ámbito del cuidado del hogar y la cosmética. Actualmente colabora con interés y pasión con una agencia de viajes, ocupándose principalmente del marketing. Es líder de un grupo minoritario en el Ayuntamiento de su localidad y tutora del CCRR (Ayuntamiento de Niñas y Niños). Tiene muchas pasiones que incluyen la lectura, los viajes, el deporte y ahora también escribir.

Cristina Gregori, de 55 años, nació en Gargallo, pero desde hace años vive en San Maurizio D’Opaglio, a orillas del lago de Orta. Después de terminar el bachillerato, trabajó durante algunos años en una empresa del sector de la grifería en su país de residencia. En 2002 participó y ganó un concurso de Educadora en la escuela infantil que abrió la propia empresa y lleva veinte años desempeñando este trabajo con gran profesionalidad. Le gusta cocinar, caminar en la naturaleza y escuchar música. Comparte su pasión por las motos con su marido. Siempre que puede, se hace un hueco para la lectura y a partir de ahí se desarrolló el deseo de escribir una novela.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*