Poemas de

‘Frecuencia cardíaca’ y otros poemas de la boliviana Valeria Sandi Peña. XXVI Encuentro de poetas Iberoamericanos


Tiberíades se congratula de publicar una muestra de la antología ‘Lluvia de Sal’ (Gobierno de Santa Cruz de la Sierra, 2022)

Frecuencia cardíaca

Un latido del tiempo
cambia la pulsión
de la ola
Abre la boca
encuentra tu voz
Lleva mar adentro
su eco
a mi memoria.

El ritual del agua
suspende
en puntillas mi sangre
cuando los años
me hacen estragos
con su torrente.

Un pistón de fuego
enciende tu nombre
en mi garganta
Llega la noche
de acrobacia
desde su sombra
se prepara cada ola circular
para beber de mi deseo
¿Qué me dice tu latido?
No quiero derramar
tus letras en el intento
El agua escucha
la sangre
cuando
es correspondida

Rincón de lluvia

Hoy
se abre
gatillando sombras
el telón de la noche
en nuestro cuerpo
se acerca la sentencia
de fondo un árbol.

Los recuerdos
se derraman
en tajos
la mirada
se nos puebla
de fosas.

Sin hilván
la memoria cae
nos volvemos
tierra blanda
con el rostro perdido.

Llegada la sentencia
desde nuestra
nítida oscuridad
pedimos al tiempo
como juez de luto
un rincón de lluvia
como última patria.

Disección de un poema

Oler su carne
tocar su rojo misterio
esparcido río
en la hoja
moviendo horizontes.

Quiero recorrer
su circulación sanguínea
desde el origen
sentir el fuego
de cada letra.

Quiero saber
con qué  pulsión
trasportó Sáenz
la noche paceña
de vena en vena.

Abrir
sus versos
escuchar los pasos
del aparapita
cargar en su sombra
siempre cargando
vida y muerte.

Arte poética/Palabras

Llevo dentro
una luciérnaga
herida
sobre las palabras
cómo sostener su luz
sin condenarla
al dolor.
Mi escritura
busca zurcir la carne.
Mientras la aguja
va cosiendo
los piquetes de la memoria.
Son mis ojos
esperando tinta
como la lluvia
aguarda su arena.

Desde las entrañas
del lenguaje
me va creciendo
la luz de luciérnaga

Se prepara
este cuerpo
es una selva erguida.
Queriendo
hilar todo el fuego
de las palabras
y hacer pasar
sobre la sangre
toda la poesía.

Valería Sandi leyendo poemas de su antología en el Aula Magna de la Facultad de Filología. Universidad de Salamanca (foto de Alex Lorrys)

Oración a la lluvia

No importa
cuanta sal
agregues al cielo
formando una cruz
y repitas
“Agua
vete de aquí”.

No importa
cuánto incienso
enciendas
cerca de tu almohada
sí desde tu centro
el dolor
cae en gotas.

Conozco
los que exprimen
las toallas
repitiendo
“Regresa
por donde viniste
Agua
no atormentes
más con tu presencia”.

Hoy
me niego
a creer
en  la oración
certera
en el ritual
secando lluvias
si las gotas
viven sobre nosotros
nos marcaron
desde nuestra infancia.

Su atmósfera húmeda
nos habita la mirada.
La noche
se completa
con el torrente
de sus aguas.
Nadie
debería
escaparse
de su reflejo
nadie
debería huir
de la lluvia
diluvio que agita nuestra vida
hace crecer
nuevos frutos
salva hombres
con su seco dolor.

Deberíamos invertir
los rituales de la cruz
entregar
nuestro daño
a sus aguas
lavar nuestras heridas.

Esta vez
invoco más lluvia
ya clavé mis cuchillos
colgué las tijeras
tendí mi sombra.

Arrojé
todas mis cenizas al cielo.

Hojas

Al finalizar
cada segundo
caen vidas.

Recojo
los colores
de las hojas
disecadas
en el tiempo.

Recorro
ojos
de las últimas
miradas.

Es otoño
una estación
de piel seca
sobre callejones

Es la vida
un recolectar
de hojas
para el refugio
de las palabras.
Es el tiempo
una escritura breve
de aquello
silenciado
por la sombra.

Valeria Sandi Peña (Santa Cruz, Bolivia, 1991). Escritora y abogada. Publicó los poemarios Ambidiestros (2014) en coautoría, La luna lleva sal, (2016, 2018), Rincón de lluvia (2018,2019,2022), Raíz de Ceniza (2020), Antología poética Lluvia de Sal (2022), Sombra en la palabra (2023). Ha participado en festivales y encuentros nacionales e internacionales. Forma parte de la editorial Literatelia para Bolivia y la revista Galería del Alma (México). Dirige el colectivo literario Trueque Poético, el Festival Internacional de Poesía Joven Jauría de Palabras y el Encuentro Latinoamericano de poesía Jauría de palabras. Ha recibido las distinciones de poeta joven con potencial para compartir otorgado por el Centro Cultural San Isidro 2018 y por su aporte y dedicación constante a la cultura del país por el Ministerio de Culturas y Turismo de Bolivia 2019.

Valeria Sandi en la Plaza Mayor de Salamanca
Guillermo Pilía (Argentina), la profesora Eva Guerrero (España), Valeria Sandi, José Pérez Alencar (España)
Los poetas Carlos López Degregori (Perú), Ivonne Gordon (Ecuador), Mar Russo (Argentina), A. P. Alencart (Perú), Valeria Sandi (Bolivia), José Alfredo Pérez (España) y Alejandro Rejón Huchín (México)


 Imagen de cabecera: Valería Sandi leyendo en el Teatro Liceo de Salamanca (foto de Alex Lorrys)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*