Yuleisy Cruz Lezcano

Poemas de la cubano-italiana Yuleisy Cruz Lezcano

Yuleisy Cruz Lezcano nació en Cuba el 13 marzo de 1973, y vive en Marzabotto (Bolonia; Italia). Emigró en Italia a la edad de 18 años, estudió en la Universidad de Bolonia y se tituló en Enfermería y obstetricia, así como en Ciencias biológicas. Ha obtenido diversos reconocimientos a sus poemas, como Segunda clasificada en el premio literario Internacional Apucni de la Academia popular uruguayana 2021, o bien ser la cuarta clasificada en el premio Literario Internacional Switzerland Literary Prize 2021. Entre sus últimos libros publicados están: “Demamah: el señor del desierto”, 2019; “Inventario delle cose perdute”, 2018, y“Tristano e Isotta. La storia si ripete”, 2018.
Página web https://www.yuleisycruz.com/


RECUERDOS 

Me siento culpable
porque huyo de esta casa
con el mismo nombre
de la lágrima abierta
al aire encerrado
en el eco de viejas fotos
tejidas de cenizas
con recuerdos de una vida
recogida en una gaveta
que no tengo el coraje de abrir.
Al polvo la cierro
con una llave de hierro
que calla fantasmas
y engorda la tristeza
de un pasado sin un espacio real
que habla detrás de una gaveta.

MI POESÍA

Mi poesía es para algunos
una perla de fresca aurora,
filo de tristeza en unos,
en otros, perla sonora
con un filo de alegría,
abre las puertas del día
con encanto Jazminero,
lleva en el alma un lucero.

UNA VIEJA LÁGRIMA 

Algunos en mis ojos vieron lágrimas,
falta de palabras que dolían como llagas,
miradas vacías de destinos,
tinieblas ahondadas de silencio
con la música muerta
y las puertas del alma dobladas.
Algunos en mis ojos vieron la muerte
pegar flores con caricias sin causa,
vieron estremecer vientos
en cielos negros
que ocultaban la calma.
Algunos en mis ojos todavía buscan
rayos de luces que caminan
hacia el centro seco
de una vieja lágrima.

Foto de José Amador Martín

CIUDAD SIN SUEÑOS

Pasos en calles estrechas,
los pies fríos me dan a la cabeza,
sale la historia de la ciudad que no mira
cosa hace el café sobre el fuego,
cosa hacen los pasos
cuando queda poco tiempo
para otros pasos,
cosa hace la tarde
después de una mañana mal cerrada,
cosa hace un sueño
sobre una almohada.
La ciudad apaga los sueños,
dormir le basta.

REGRESAR 

Para regresar regresamos,
con los ojos resplandecientes
de las piedras,
con el cansancio cariñoso
de la estrella que escribe la sentencia
de muertes acariciadas
del mundo que existe
solo para celebrar el día.
Para regresar
seremos flores, concebidos
por el viento,
un viejo corazón: la mañana,
otro sentimiento.
En el cielo correremos
como ríos lentos.
Y los esqueletos,
en forma de constelaciones,
finalmente bendecirán la tierra
con las transmutaciones.
Para regresar,
entre dudas y emociones,
nos volveremos juguetes que cantan
en el juego
luego que han cortado los hilos.
Para regresar
buscaremos la salida del día,
del mundo de los juguetes,
aprenderemos a esquivar los abrazos
del mar sobre la tierra,
aprendemos a nadar sin agua,
arrastrados de una ola de sueños.
Para regresar
aprenderemos el camino
que tenemos que hacer:
el corazón de todo el que parte
y regresa,
para existir en lo que dejamos
como parte de nosotros mismos.

Foto de José Amador Martín


FUI

Fui primavera,
con los cabellos sueltos
recogía violetas.
Cada hebra de hierba
besaba mis sueños.
Fui verano,
profundas estrías de oro
encendían blancas esperanzas,
con notas de Mozart
vibrando a cada rayo.
Fui el otoño,
jugaba sobre la escalera
con los racimos de uvas,
tibias tardes regalaban dulces sueños.
Desde el profundo, el eco,
encendía un murmullo de cantos.
Soy invierno
y miro el paisaje con nostalgia,
los sueños son dardos arrojados
por la ventana,
pero todavía tengo ganas
de inventar nuevos sueños.

 

EL RUIDO DEL RECUERDO

Hace ruido al pie del silencio
el recuerdo que llega
del cercano pasado,
crujido plateado
entre los frondosos abedules,
cortavientos que levantan
un mar rítmico en el pecho,
aguas que llevan lejos el confín
de una lágrima en equilibrio
entre nostalgia y dolor.
Hace ruido
el recuerdo de un amor,
hecho de hierba
con raíces desgarradas,
frágiles auroras desmenuzadas
sobre la almohada que huele
a palabras entregadas
a las sombras de utopías.

 

Foto de José Amador Martín

TIEMPO

Si me das el tiempo
lo que no te parece posible
lo transformo en verso…
Si me das el tiempo,
te bastará el tiempo
para comprender que conmigo
se alarga el tiempo
y tiene sentido el infinito
privado de la dimensión tiempo.
Si me das el tiempo
de regresar a tu sueño,
comprenderás que es un ensueño
soñar sin contar el tiempo.

NAVE

Está pasando mi nave,
sola en el mar tempestuoso
y el tiempo implacable tenebroso
la golpea como solo el sabe.
De olas el trueno, de rayos el impacto,
de memorias es el pacto
de no olvidar derrotadas esperanzas.
Las penurias son alianzas
del tiempo que se abate
contra el remo quebrado
en el arrecife enfadado,
que combate y combate.

Yuleisy Cruz Lezcano



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*