J. C. Martín Cobano

Sobre ‘Reyes y reyezuelos’ de Stuart Park

En Tiberíades celebramos el reciente lanzamiento del último títulos de Ediciones Camino Viejo, Reyes y reyezuelos, una bien hilada colección de artículos de Stuart Park, con prólogo del secretario general de nuestra red, Juan Carlos Martín Cobano. Para abrir apetito, compartimos dicho prólogo.

Reyes y reyezuelos

Nos convoca un alborozado aleteo en la república de los pájaros, anuncio de que Stuart Park presenta nuevo libro en torno a sus reflexiones, su fe, sus recuerdos, la Biblia, nuestra cultura y las nobles avecillas que tildan sus mañanas y atardeceres en tierras pucelanas o asturianas.

Aunque un súbdito original de la todavía más prestigiosa monarquía del mundo y ciudadano de elección de la siempre malabarística corona española podría muy bien haber elegido este título para atraer el morbo de quienes quieren sentenciar cuáles son los reyes y cuáles los reyezuelos, la verdad es que Stuart Park hace nuevamente gala de su elegancia y discreción para acompañarnos en un paseo por los salones de la fama y de la infamia de los monarcas que aparecen en la Biblia, para llevar nuestra mirada siempre hacia el protagonista de la Revelación divina, el Rey de Reyes que abandonó su trono para hacerse uno de nosotros y cargar sobre sí el peso de todo lo que nos separaba del Padre.

Ni siquiera tiene que esforzarse mucho para dirigir nuestra mirada hacia el lugar debido, pues la propia Biblia está surcada en toda su extensión por corrientes subterráneas, superficiales y aéreas que mueven en esa dirección a todo espíritu despierto. Sin embargo, Stuart Park sabe sazonar esta empresa con un hilo de notas culturales, sobre todo literarias, a veces suyas y a veces de casi todos; con recuerdos anecdóticos y entrañables, que no darían pie a un guion para Hollywood, pero que nos conmueven y convierten en sus cómplices; con gotas de erudición que nos ilustran sin mermar en ningún momento su humildad de gozoso aprendiz vitalicio; y con tan profunda convicción cristocéntrica que ni los cuervos más adictos a la controversia teológica pueden encontrar cómo picotear polémicas en él.

Encontramos en estas páginas una actualización de las historias de los reyes que aparecen en la Biblia, no únicamente los de Israel y Judá. Mediante comparaciones y paralelismos con aspectos de la vida cotidiana en la naturaleza sencilla, así como analogías con intuiciones y hallazgos de los grandes poetas y literatos en general, el hilo principal de los monarcas bíblicos, entrelazado con otros hilos de pensamiento, experiencia, historia y arte, teje ante nosotros un lienzo en el que acabaremos viendo a nosotros mismos, a la condición humana, a nuestra civilización y, menos mal, al Rey de Reyes anunciado y esperado.

Tres de los más recientes títulos de Stuart Park en Ediciones Camino Viejo, con el inconfundible arte de Anna Kuś en sus portadas

Por supuesto, está muy presente su buen amigo José Jiménez Lozano, sobre todo en sus versos sobre los pájaros, entre los que conmueven especialmente los dedicados al gorrión. Pero también lidiaremos con el mismísimo Joyce, repasaremos a Shakespeare, Dante, Milton y Dostoievsky, conoceremos mejor a Wordsworth y, sobre todo en esta ocasión, a Stefan Zweig. Todos ellos han aportado, sin saberlo, su grano de arena para contarnos de distintas maneras historias que el Libro por excelencia contiene en la enseñanza que estos reyes y reyezuelos nos dejan acerca de nosotros mismos y del plan de Dios para traernos y atraernos al Rey Esposo.

Desde que Anna Kuś Park, nuera del autor, aporta sus dibujos a los libros de Stuart Park, sus lectores hemos encontrado una razón adicional para disfrutarlos. En este caso, la contribución de la artista determinó incluso el título y el hilo conductor del libro. Me consta que el autor está incluso más feliz que nosotros con este valor añadido en sus obras.

Seguramente no hallarán este libro entre los destacados en los grandes centros comerciales, pero cada vez somos más los que esperamos, tranquilos y deseosos, que aparezca alguna nueva huella en su Camino Viejo. Cómo no caer rendido ante la maestría literaria de quien es capaz de tenerte enganchado con anzuelos como “en la próxima entrega les voy a hablar de huevos y nueces”. Y ahí nos encuentra a la vuelta de página, pegaditos a su castellano perfecto, rico, elegante, adusto, comiendo en su mano, o en el alféizar de su libro, como los gorrioncillos y garrapinos de sus audiencias matutinas.

Ahí te encontrará, querido lector, aprendiendo casi sin darte cuenta, disfrutando de una prosa acogedora, moviendo al trasluz las marcas de agua de ese billete de infinita riqueza que es la Biblia para sorprenderte una vez más con el Protagonista encarnado de su historia y de la Historia.

 

 

El libro está a la venta, por ejemplo, en https://andamioeditorial.com/producto/reyes-y-reyezuelos/




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*